La mejor hora del día para practicar yoga

Hola Yogaviajeros,

Llevo un tiempo practicando a diferentes horas o momentos del día, y por su diferencia de sensaciones he pensado que debía escribir un artículo sobre ello.

Antes siempre practicaba a la misma hora, después del trabajo y antes de cenar sobre las 19:30.

Pero ahora gracias a mi libertad horaria puedo practicar cuando mi cuerpo me lo pide, por eso, he descubierto que las sensaciones son diferentes. Voy a ir enumerando cada una de las opciones y cuento mi sensación/ percepción sobre cómo es practicar Yoga en los diferentes momentos del día.

  • A primera hora ( Antes de desayunar)

Esta es la hora que más se me resistió. Siempre quería desayunar antes, pensaba que no sería capaz de hacer la practica con el estomago vacío. Y es que yo creía que sin comer mi día no podía empezar.

Cuando conseguí hacerlo así, (no indico hora, porque cada uno tiene un horario, y lo importante es que sea al levantarse y antes de desayunar), encontré una súper recarga de energía cada mañana.

En ayunas eliminamos toxinas, esas que nuestro cuerpo ha estado movilizando durante la noche. Además al no estar en medio de ningún proceso digestivo, nuestro cuerpo está más ligero.

Generalmente, me encanta dormir, así que básicamente me voy despertando sobre la esterilla, de este modo comienzo muy poco a poco, practicando algunos Kriyas y Pranayama, para despertar muy lentamente mi cuerpo y mi mente.

Después comienzo con unos “Surya Namaskar A y B”, y todo empieza a cambiar.

La espalda está adormecida, los estiramientos cuestan muchísimo más y estamos menos flexibles que a cualquier otra hora del día, pero las sensaciones son muy buenas y comienzas el día con una motivación extra.

Por tanto,  una practica que incluya meditación, Kriyas, Pranayama y algún saludo al sol es una perfecta manera de comenzar el día.

  • A medio día ( Antes de comer)

Para mí, esta es la hora del día más complicada. Nunca encuentro la meditación y calma en este momento.

Además es más complicado mantener la constancia porque cada día comemos en un lugar diferente a una hora diferente, y con las tareas de cada día, rompe un poco la continuidad, pero es ideal para los días que tienes un hueco libre, por que haces un “Break” en mitad del día y sientan muy bien.

  • Por la tarde (antes de cenar)

Esta es para mi, la mejor hora. Cuando tu cuerpo está súper preparado, tu mente pide calma y es el momento en que puedes darlo todo.

La práctica es mucho más completa y física, sincronizando con la respiración llega a ser una sesión perfecta para conseguir un descanso genial esa noche.

Es el momento ideal para borrar la mente de todo lo acontecido del día, y sentirnos agradecidos buscando y meditando con los pensamientos positivos.

Es cuando tu cuerpo y músculos están preparados para tensar, ejercitar y soltar.

Así que es el regalo perfecto que te puedes hacer cada día.

  • Por la noche (antes de dormir)

Una práctica tranquila y calma será la que nos brinde un descanso increíble durante la noche.

Es también un momento perfecto para agradecer y meditar con gratitud.

Resumiendo, el mejor momento del día es que tú sientas, el que necesites, ya que unos días puedes necesitar unas practicas más o menos físicas y otros simplemente entrar en ti para favorecer un buen descanso y calmar el estrés o ansiedad.

¿Y tú? ¿Cuando practicas?

Ya sabes, compartir es vivir!

NUESTRA ONLINE SHOP

¿Quieres viajar barato?

SÍGUEME EN FACEBOOK

SUSCRÍBETE

ÚLTIMOS POSTS

CATEGORÍAS

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *